Lluvia en enero en la Reserva Karen Mogensen

Lluvia en enero en la Reserva Karen Mogensen: ¿Es una anomalía?

En estos primeros días de 2023, mientras analizamos los datos meteorológicos y climáticos 2022, también observamos una actividad inusual de tormentas en un período generalmente atribuido a la estación seca.

Surge la pregunta, ¿es una consecuencia del cambio climático o un efecto del período de enfriamiento continuo del Océano Pacífico para La Niña?

La respuesta no es fácil y ni siquiera puede ser un sí o un no rotundo. Sin embargo, las observaciones recogidas hasta ahora con nuestra estación meteorológica a la Reserva Karen Mogensen nos ayudan.

Hoy 9 de enero se observó desde la webcam una marcada actividad de cúmulos desde la mañana. En la tarde un sistema de tormentas del área de Puntarenas se desplazó sobre el mar, ganando energía del calor latente de condensación liberado por el océano y que alimentó de aire húmedo a una gran nube cumulonimbus. Fuertes lluvias se observaron en la tarde entre Cóbano, Montezuma y Cabuya donde ya había llovido ayer por la noche. En la reserva se observaron precipitaciones débiles en 8,0.8 mm, más consistentes en 9, 10.4 mm.

Desde el punto de vista meteorológico, se observa más al norte de lo normal la presencia del “Monsoon Trough”, una zona de tierras bajas ampliada de la ZCIT, la zona de interconvergencia tropical. El día 9 se observa desde el mapa de la NOAA justo en la Península de Nicoya.

También es interesante observar que en el contexto del período del ciclo frío de La Niña, el área del Océano Pacífico frente a la costa de la Península de Nicoya es más cálida de lo normal entre 1 y 1,5 °C.

También citamos, textualmente, al Servicio Meteorológico de Costa Rica que escribe el día 9:

“La incursión de humedad proveniente de los sectores marítimos favorecerá la presencia de nubosidad y episodios dispersos de precipitaciones. Los vientos alisios moderados en las primeras horas del día provocará cobertura nubosa y posibles lluvias en regiones del Caribe y la Zona Norte; por la tarde el debilitamiento paulatino en el patrón de los vientos propicará el ingreso de brisas desde el Océano Pacífico, ocasionando desarrollos nubosos y lluvias en algunos puntos del Pacífico, particularmente en la parte sur.”

Nuestra estación meteorológica está en funcionamiento continuo desde febrero de 2017, desde entonces ha registrado precipitaciones en enero de 2018, 51,6 mm, y en enero de 2020, 55,2 mm. También se registraron lluvias débiles en enero de 2021, pero por solo 3,0 mm y algunas gotas, 0,6 mm en 2019. Precipitación totalmente ausente en enero de 2022.

Entonces, la lluvia en enero en sí misma no parece extraordinaria, pero la situación en los próximos días y en los próximos años aún deberá ser monitoreada. De hecho, la observación meteorológica directa y sistemática es fundamental y también está contemplada en el Acuerdo de París sobre el clima y en un documento de la reciente COP27 en Egipto.

Luca Lombroso, Meteorólogo AMPRO – Observatorio Geofísico de DIEF UNIMORE, Italia, y socio de la Asociacion Foreste per Sempre OdV.

Al margen de la nota de Luca Lombroso sobre el fenómeno meteorológico de los últimos días, es necesario mencionar el impacto que tal evento podría tener en la estacionalidad biológica tanto de la vegetación natural como de los cultivos y el impacto en las especies animales.

piquera de las meliponas

Es la época de plena floración de muchas especies arbóreas que hacen del follaje del bosque un collage de colores y un alimento seguro para muchas especies de insectos entre las que se encuentran las abejas, que entre los diversos géneros incluye la Melipona, que utilizan los apicultores locales obteniendo una muy preciada miel. Desafortunadamente, estas fuertes lluvias fueron un evento bastante dañino, causando que las flores que podrían haber alimentado a las abejas durante unas semanas cayeran en grandes cantidades en este período estratégico para ellas.

Pero también fue perjudicial para algunos tipos de cultivos propios de la zona, tanto árboles como mangos y aguacates, como de campo, cuales  los meloneros y los cultivos de sandía que podrían sufrir cuantiosas pérdidas por encontrarse también en época de floración. Por lo tanto, se espera que el fenómeno haya sido ocasional y no una consecuencia persistente del cambio climático.

La estación bioclimática «Italia Costa Rica» nació precisamente para estudiar los efectos en los ciclos biológicos de las especies animales y vegetales presentes en la Reserva y en sus alrededores para ayudar a un manejo más cuidadoso de los recursos naturales y las producciones de las áreas cultivadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.